• Estudios Iglesia de Dios

Azazel la tipificación de Jesucristo

publicado en: Estudios | 1

La importancia que tiene el estudiar y conocer todo lo relacionado al macho cabrío mencionado en Levíticos 16, es que la Iglesia adventista del séptimo día, cree, y predica que este macho cabrío representa a Satán, mientras que la Iglesia de Dios, cree y predica que este macho cabrío representa a Jesucristo


Reglamentación del oficio Sacerdotal

En Levíticos 16:2 leemos: “Y Jehová dijo a Moisés: Di a Aarón tu hermano, que no en todo tiempo entre en el santuario del velo adentro, delante de la cubierta que está sobre el arca, para que no muera; porque yo apareceré en la nube sobre la cubierta“con esta orden, el Señor le estaba indicando a Moisés la forma en que quedaba reglamentado la entrada del Sumo Pontífice al lugar santísimo. De todos es conocido que el templo estaba dividido en dos partes: El lugar Santo o Santuario y el lugar Santísimo. Hebreos 9:2-3

Al santuario, el sacerdote entraba diariamente para cumplir con los oficios indicados por la ley ritual de Moisés: “Y estas cosas así ordenadas, en el primer tabernáculo siempre entraban los sacerdotes para hacer los oficios del culto” (Hebreos 9:6). Pero al lugar Santísimo, si se podía entrar una vez al año: “Más en el segundo sólo el pontífice una vez al año, no sin sangre, la cual ofrece por sí mismo, y por los pecados de ignorancia del pueblo” (Hebreos 9:7). Es en esta única vez que el Sumo pontífice entraba en el lugar santísimo; aquí es donde tiene participación el Macho cabrío por Azazel.

Levítico 16:3 dice: “Con esto Aarón entrará en el Santuario: Con un becerro por expiación, y un carnero en holocausto” Aclaramos que en dichos oficios, el sacerdote primeramente tenía que ofrecer sacrificios por sus pecados para después ofrecer los sacrificios a favor del pueblo (Hebreos 7:27).

El verso 5 nos dice: “Y de la congregación de los hijos de Israel tomaré dos machos de cabrío para expiación, y un carnero para holocausto. Todo esto era lo que intervenía en el ritual del “Sábado Ceremonial” celebrado el 10 del mes séptimo (10 de Tishri); que es conocido como el día del perdón (Yom ki pur) Levíticos 16:29-31; 23:26-32).


Oficios en el día del perdón y la mención del Macho Cabrío por AZAZEL.

“y hará Aarón el becerro de la expiación, que es suyo, y hará la reconciliación por sí y por su casa. Después tomará los dos machos de cabrío, y los presentará delante de Jehová a la puerta del tabernáculo del testimonio. Y echará suertes Aarón sobre los dos machos de cabrío; la una suerte por Jehová, y la otra suerte por AZAZEL, y hará allegar Aarón el macho de cabrío sobre el cual cayere la suerte de Jehová y ofreceralo en expiación. Más el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte de AZAZEL, lo presentará vivo delante de Jehová, para hacer la reconciliación sobre él, para enviarlo a AZAZEL al desierto (Levítico 16:6-10).

La forma en que tenían que ser ofrecidos los animales, con todo su ritual, se describe en los versos subsiguientes; pero los versos 20 al 22 nos dicen todo lo que se haría con el macho cabrío salido en suerte por AZAZEL; y cuando hubiere acabado de expiar el santuario, y el tabernáculo del testimonio, y el altar, hará llegar el macho cabrío vivo; y pondrá Aarón ambas manos suyas sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todos los hijos de Israel, y todas sus rebeliones, y todos sus pecados, poniendo así sobre la cabeza del macho cabrío y lo enviará al desierto por manos de un hombre destinado para esto. Y aquel macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada; y dejará ir el macho cabrío por el desierto (Levítico 16:20-22).


¿A quién simboliza AZAZEL?

La Iglesia de Dios cree que AZAZEL representa a nuestro Señor Jesucristo. He aquí nuestra base escritural: en el día de la expiación o reconciliación (día del perdón) el pueblo entregaba al sacerdote dos machos de cabrío, el uno por Jehová, y el otro por AZAZEL. El macho de cabrío que salía por la suerte de Jehová, era degollado en expiación en furor del pueblo (Lev. 16:9-15). El macho cabrío que salía en suerte por AZAZEL, era presentado vivo delante de Jehová para hacer la reconciliación sobre él (Lev. 16:10), cargándole los pecados del pueblo y luego enviándolo al desierto, por lo que se puede ver claramente que, ambos machos de cabrío, el que salió por la suerte de Jehová y el que salió por AZAZEL, ERAN PARA EXPIACIÓN DEL PECADO DEL PUEBLO; Lev. 16:5 dice “dos machos de cabrío para expiación”. Ambos animales, representan la Sagrada Misión de perdón que cumplió y sigue cumpliendo nuestro Divino Redentor Cristo Jesús.


El Macho Cabrío salido en suerte por Jehová

Este fue ofrecido (degollado) en expiación por el pecado del pueblo, y tipifica a nuestro Señor Jesucristo quien fue entregado por el mucho amor que Dios tuvo para con nosotros en aras de nuestra salvación. (Juan 3:16)


El Macho Cabrío salido en suerte por AZAZEL

Este fue enviado al desierto llevando sobre sí el pecado de todo el pueblo, que también representa a nuestro Señor Jesucristo; aquel del cual el profeta Isaías dijo: “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino” más Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros” (Isaías 53:6)

El Divino Salvador, quien llevó sobre sí el pecado de todos nosotros, “llevándolos al desierto, a tierra inhabitada”, lo que significa lejos del pueblo, a un lugar desconocido, o como dijera el salmista: “Cuanto está lejos el oriente, del occidente, hizo alejar de nosotros nuestras rebeliones” (Salmo 103:12).

Rebeliones y pecados que son expiados, y que en la expresión retórica de la Palabra de Dios se nos dice: “Él tornará, él tendrá misericordia de nosotros; él sujetará nuestras iniquidades, y echará en los profundos de la mar todos nuestros pecados” (Miqueas 7:19).

El macho cabrío que también era para expiación, y por el cual se hacía la reconciliación sobre él (Levítico 16:10); dicha reconciliación solo pudo venir por uno: “Y no solo esto, más aún nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por el cual hemos recibido ahora la reconciliación (Romanos 5:11) “Por consiguiente vino la reconciliación por uno…” (Romanos 5:12).


AZAZEL y los Adventistas

Los adventistas del séptimo día, en su libro “The Great Controversy” por E.G. White (“La gran controversia” por Elena G. White), dicen en las páginas 420-422: “Este animal (el macho cabrío por AZAZEL) tipificaba a SATÁN, el autor del pecado, sobre el cual los pecados de los verdaderos penitentes eran finalmente colocados “como autor del pecado debería llevarlos sobre sí para alejarlos del pueblo”.

De tal concepto vertido por los adventistas, nos preguntamos: ¿Pudo Satán expiar (quitar) nuestras culpas? ¿Podrían estar en el templo de Jehová los dos machos de cabrío, el uno por Jehová y el otro por Satán? ¿Podría Dios haber mandado que en su Santuario, el Sacerdote presentara delante de él a un macho cabrío que le correspondía a SATÁN, su adversario? ¡No!, y mil veces no.


 

  1. Denis Javier Alarcon

    Paz hermanos. Un gusto saludarles. Quisiera saber si hay opción de descargar estos estudios. Y si no hay les pido que los pongan a disposición para descargarlos en formato pdf.

Deja un comentario